¡Compártelo!

¡Hola a todos!

La vuelta de nuestras vacaciones ha sido intensa, en cuanto pusimos un pie en tierra nuestro teléfono empezó a sonar y nos hemos pasado el mes visitando fincas, bodegas, palacios… (ha sido una gozada), de reuniones con nuestras queridas parejas y poniendo todo al día, porque queridos el reloj no se detiene ni un segundo…

Además algunos de vosotros ya lo sabéis pero otros aún no… también me he pasado el mes de mudanza, con cajas y maletas de arriba para abajo, y eso que solo he cogido «lo básico»… me consuela pensar que seguro que no soy la única que tiene el concepto de lo básico distorsionado 😉

Por eso este post…se publica en pleno diciembre..pero estaba escrito desde que llegué y esperando a el final del mes… se me paso, pido mil perdones, pero allá va… seguro que os hace soñar 🙂

Noviembre, mi dulce noviembre… siempre me ha gustado este mes, el gran telonero de la Navidad, siempre nos olvidamos de los últimos días de otoño para comprar los primeros adornos, empezamos a pensar en rojos, dorados, verdes… Así que esta boda, si yo me casara mañana (y seguiría siendo noviembre…) me casaría así:

El color elegido para esta boda es el AZUL, siempre dicen que hay que llevar algo azul… bien pues en esa boda me despreocupo, porque el azul nos rodea a todos.

Comenzaremos con las invitaciones,

 

 Me encanta la idea de las letras en dorado y un lazo de terciopelo, con ese punto romántico que me encanta ponerle a todo.

En cuanto al lugar del «sí quiero» este mes nos vamos a…  un faro con su casa adosada, un lugar perfecto para celebrar una ceremonia y seguir la fiesta sin tenerse que mover. Habría que mejorar esa foto, pero no os puedo enseñar mucho más… la decoración forma parte de nuestra imaginación, imaginar luces en la fachada como esas de navidad, flores en la barandilla… y poco más hay que añadir a un lugar tan mágico.

 

 En su interior, una gran mesa con verdes salvajes sobre nuestras cabezas, guirnaldas de luces tenues y velas sobre candelabros dorados.

 

 Sobre cada plato romero, adoro el romero y da mucha suerte (creo que ya lo he usado en varios post anteriores, siento repetirme), atado con lazos de terciopelo como las invitaciones.

 Y la mesa de postres… No podían faltar los arándanos 🙂

Vamos con el novio… el gran protagonista, el hombre del faro…

 

Un príncipe de azul, es siempre un acierto.

Y aquí viene la novia, para la ocasión elijo un vestido vintage  con complementos de Liv Hart de la colección de invierno de este año, os tengo que hablar de ella.. os vais a enamorar de su colección para el año que viene. Leí en un articulo que le preguntaban cual era su elección para ese «algo azul» en las bodas. Decía que ella siempre apostaba por algo que se pudieran poner las novias tras la boda, ya que el azul representaba el amor y la fidelidad, y que mejor muestra de eso, que llevarlo siempre que quieras. Me encanto su definición y ahora siempre que me preguntan… repito sus palabras.

Para el frío, porque no deja de ser noviembre, me encantan las estolas porque son muy cómodas de llevar y esta blanca de la foto me apasiona.

 

Estos zapatos de Dolce&Gabbana, es que me vuelven loca… y no se si me estoy pasando de azul, pero al ser en una tonalidad distinta… y en terciopelo, van geniales con el vestido de encaje.

Otra cosa que no iba a faltar es un choker de brillantes y con lazo rosa, aunque si fuera en blanco de organza me gustaría más.

En cuanto a flores, por supuesto apuesto por los prendidos… es algo que hemos ido olvidando poco a poco y me parece bonito recuperarlo de alguna forma, ya que los chicos también tienen derecho a llevar flores. En este caso predominan los verdes atados con el lazo de terciopelo azul.

 

 Y mi ramo… un ramo de invierno con rosas blancas y eucaliptos con otra clase de verdes. La verdad es que cada vez me fascinan más este tipo de ramos, al principio me parecían desordenados pero ahora veo su belleza y quiero compartirla.

 Los regalos para los invitados para que nunca se olviden de este día serán pajaritas y pasadores de terciopelo en diferentes tonalidades de azules. Todos podrán llevarse un trocito de nuestro día. Además es que son monísimos… a mi me encantaría un regalo así.

 

Y como broche final… nuestro gran photocall,  en un sitio como el faro es difícil no pensar en un cielo estrellado y la luna, y como las fotos nocturnas nunca salen como uno quiere, acercamos la magia para sacar las mejores fotos de pareja.

Una vez más, gracias por soñar a mi lado.

¡Buenas noches y felices sueños!

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.