¡Compártelo!

¡Hola chicas! 

Un mes más os traemos nuestra querida edición: » Si me casara mañana… » abril es un mes difícil, porque se juntan las ganas de primavera con la fuerza de la naturaleza y la alta probabilidad de lluvias. Así que confiemos que mañana… nos aguante un poco la lluvia.

Para este mes he elegido un entorno ideal, en el que ya hemos hecho varias bodas y del que no me canso nunca, un bosque. 

 

Allí celebraré la ceremonia con un cartel de bienvenida muy especial y un montaje de cuento, como los que a mi me gustan.

 

 

Las invitaciones muy acordes a el evento, con sobre madera, mini-troncos y caligrafía.

 

Anillos, me encanta esta cajita de cristal… y por supuesto este modelo de anillo.

 

Mi vestido, lo he dudado mucho, este mes ha vuelto a costarme dios y ayuda pero lo tengo, este precioso modelo de Paolo Sebastian, en tono rosa empolvado con aplicaciones y esas mangas que son puro amor. Por supuesto una corona de flores de Siempre Primavera, que ya os he hablado varias veces de ellos. Ayer fui con un tocado suyo a los desfiles, cotillear un poco en nuestro Facebook.

El ramo, flores silvestres, efecto cogidas del campo, que si te descuidas las cojo yo del campo el día anterior en un paseito para despejar nervios…

Y por supuesto mis chicos, muy hipsters, tanto el novio con un traje de acabado denim con parajita y un rollo muy relajado como mis hombrecitos, que me los como.

 

 

Para el banquete, por supuesto bajo mangueras de luces y como no… nuestro plan B es una maravillosa carpa decorada con luces y a todo detalle, que no pase la fiesta.

Como centro de mesa, lo más parecido a mi idea es esto, quiero algo natural, con libros que hablen de historias de aventuras, de amor de intriga…

Para la tarta me he enamorado de esta, sencilla y apetitosa.

Para los invitados habrá en cada sitio un kit anti resaca y por supuesto repelente de insectos para que se bañen en el. ¡Doble para la novia!

 

Tras el banquete llega la fiesta y con ella barra libre de dulces y frutas, barcas de bebida literalmente y música en directo. 

 

 

Hasta que el cuerpo aguante

 

Y por supuesto una zona más relax para los que disfrutan de las conversaciones profundas o una siesta reparadora.

Aunque lo más importante para mañana, no es que me haya acordado de todos los detalles, es que disfrutemos todos de la fiesta y que un día normal se vuelva especial y lo recordemos para siempre. 

¡Feliz fin de semana!

 

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.