¡Compártelo!

Hacía tiempo que queríamos escribir este post ya que O&R son de esas parejas con las que tienes una conexión especial y sabes que después de la boda seguiremos siendo amigos y contarán contigo para sus celebraciones.

Hoy mientras ellos disfrutan de playas de arena blanca y agua cristalina, os dejo con unas instantáneas sacadas por nuestro equipo, pero pronto tendremos las de los fotógrafos que son los que saben 🙂

Novia: Vestido palabra de honor de Rosa Clará y sandalias de Penhalta.

El novio: Traje de Javier Arnaiz

Los niños: Pili Carrera y menorquinas blancas.

Flores: Javier Markina

Restaurante: El Caserón (Armentia – Vitoria)

Ceremonía: Santuario de Nuestra Señora de Oro (Zuia)

Fotografía: Ekia Estudios Fotográficos

Música en Iglesia: por la cantante Sheila

Música en banquete y fiesta: Iñigo de Alvaro Carasa

Wedding Planner: Yanire Caro Wedding & Event Planner

Yo siempre hago mucho hincapié en el entorno y desde luego que el Santuario es un lugar mágico en donde se oye el silencio, se respira aire puro que viaja entre las montañas de la zona.

Una vez dentro pusimos todo a punto en tema flor y sonido, con la que me veis es Sheila una cantante de la zona que tiene un tesoro en la garganta y nos dejo a todos con la carne de gallina.

El primero en llegar fue el novio, llego lleno de nervios y con muchas ganas de ver a su princesa, pero allí estaba toda la familia para recibirle y hacerle más amena la espera.

Y como manda la tradición la novia llego con unos minutos de retraso, nadie sabia que haría tal aparición cuando empezaron a sonar cascos de caballos y aplausos, el santuario dejo el silencio aparcado para llenarse de emoción.

al ser una cuesta con mucha pendiente, allí estaban todo el armamento pura sangre vasca para empujar y lo que hiciera falta.

La llegada fue muy emocionante para todos, nosotros respirábamos tranquilos… todo estaba saliendo genial y sobre la marcha, ellos estaban listos.

La ceremonia fue una de las más bonitas y emotivas, hubo palabras para todos los presentes y para los que no también, el 19 de julio es una fecha especial, no porque sea el día de su boda sino porque era el aniversario de la perdida de un abuelo, el quiso que ese día fuera recordado para algo especial y lo honraron de la mejor manera.

Sonaba el txistu…era hora de entrar.

En mitad de la ceremonia el padre de la novia, que son todos familia de dantzaris (bailarines de danza típica vasca) se quito la americana para bailar el espatadantza  (baile de los cuchillos).

A la salida, tras muchas emociones, aún quedaban más sorpresas, toda la familia le bailo y cuando ya pensaban que no iba a pasar nada más la novia se marco el agurra.

Todo salió perfecto…era el momento de la fiesta.

Hicieron un cóctel en el jardín en el que pudieron disfrutar de un divertido photocall que montaron los fotógrafos.

Instalamos un rústico seating plan en el que todos los invitados podían ver donde estaban sentados, con muchos pompones de tonos rosas, escalera de pintor vintage, fardo de paja y hortensias. Totalmente acorde a su estilo y a lo que esperaba en el comedor.

Los cortadores de jamón son un imprescindible, a todo el mundo les gusta y siempre te comes el jamón recién cortado.

El comedor lucia mantelería negra, centros de flores naturales en tonos morados, rosas y fucsias todo ello con velas. Los meseros son de madera con brillantes de colores incrustados. Sobre el plato los invitados encontraron la minuta y una tarjeta de agradecimiento.

Cuando los invitados entraron al comedor todas las velas estaban encendidas, aún era de día pero es que justo cuando entraron al comedor cayó una de esas tormentas que parece que tiran cubos de agua…y quedo precioso y acogedor.

El vino que pudieron degustar durante la comida era de Bodegas Lur, un vino muy rico que fue obsequio del tio de la novia.

Un rinconcito de esos imprescindibles es el del Kit SOS de belleza, que dejamos dentro del comedor y que más de una le salvo la vida.

Como os he comentado antes, esta mesa la diseñamos para que los que no estaban, pudieran estar presentes, puede que para algunos estos detalles no tengan sentido, a mi me gusta saber que para mis novios lo significan todo. Con eso yo soy feliz.

Fue muy emocionante cuando los novios entraron al comedor y la novia al pasar por la mesa mando un beso, puede que pocos se dieran cuenta, pero que ella lo hiciera y que después de tantos nervios tuviera un segundo para eso, a mi me emociono.

La tarta fue diseño del restaurante y era así de preciosa con orquídeas por todas partes

La hora de los regalos es la más divertida, ella seleccionó diferentes canciones y los invitados sorprendidos recibían sus regalos, para finalizar los hombres recibieron puros de chocolate de copias exactas a la real y ellas una caja de corazón con 6 rosas de jabón.

Los novios de Marigurumi eran para regalar a los novios, pero en la tarta lucieron otros diferentes, en cuanto tengamos la foto los ponemos, prometido 🙂

El baile iba de la mano de todo unos profesionales que supieron animar a todo el mundo y que todos se lo pasaran genial, vaya artistas.

Por ultimo decir que en cuanto nos pasen las fotos, haremos un reportaje súper precioso y que esta boda fue especial. Nos quedamos con la sonrisa que lucían ellos, con lo especial que se sintieron y todos los agradecimientos que recibimos.

Muchas gracias por todo, nuestra recompensa es esta:

¡Que disfrutéis mucho de vuestro viaje chicos, nos vemos a la vuelta!

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.