¡Compártelo!

El pasado mes de julio M&E decidieron darse el «sí quiero» entre familia y amigos. Ellos son mi familia y mi prima es una de esas mujeres que es capaz de hacer mil cosas a la vez y encima bien. Pero desde el primer momento me llamaron y yo no pude resistirme a una de las primas a las que más quiero.

Son muchas las reuniones que hicimos tomando cafés que se convertían en cenas, en las que buscamos las mejores soluciones, los mejores proveedores, las ideas más geniales para que ese día todo fuera perfecto.

Y desde luego que lo fue. Os dije que os contaría la experiencia ya que muchas me preguntáis: «¿Cómo lo haces cuando también vas de invitada?» Es muy sencillo… primero haces tu trabajo y luego disfrutas.

Iré por pasos porque fue una boda de 300 personas y con muchos rincones especiales, con lo cual serán varios post.

Las invitaciones las hizo a mano, ella diseño toda la parte gráfica, ejecuto y remató. Yo solo me limité a dar mi opinión y es que a mi no me podían gustar más. Todo lo que esta hecho a mano adquiere un valor especial y no deja a nadie sin opinión.

Como comprenderéis en esta boda lo más difícil no fue decidir la fecha, sino elegir un sitio apropiado para tanta gente, que nos ofreciera posibilidades y servicios. Y lo encontramos en un pueblecito de La Rioja, Navarrete pueblo bonito donde los haya. Hotel San Camilo es un antiguo colegio reconvertido en hotel con las mismas instalaciones deportivas que tenia antes con frontón, campos de fútbol y muchísimas hectáreas de terreno para que podamos disponer de todo lo que queramos. Vamos una gozada. Una vez elegido el sitio…estábamos listos para empezar 🙂

Mucho trabajo y la colaboración de varias personas nos ayudaron a que ese día todo fuera como lo habíamos planeado durante meses.  Ahora iréis viendo los resultados que no quiero adelantarme.

¡Por fin llego el día!

Todo estaba dispuesto para cuando llegaron los invitados, diferentes rincones y paradas cada una con historia para que ese día tanto la familia de el procedente de Cordoba, como la de ella riojana como sus amigos muchos desde León pero también de sitios tan recónditos como Rusia, Argentina o Canadá.. conocieran sus puntos en común.

Antes de que empezara la ceremonia los invitados podían disfrutar de un poco de «pink lemonade» es decir, limonada rosa bien fresquita para esperar a la novia. (No tenemos la foto con la limonada sobre la mesa… porque voló)

Las chicas como extra pudieron proteger sus tacones con los «llelles» disponibles en 4 tallas diferentes y para saber cual es cual, había dos probadores que nos quedaron chulísimos.

Los paipais era la tarjeta de agradecimiento de los novios por la asistencia y por supuesto un fabuloso abanico para hombres y mujeres, pequeños y mayores que no dudaron en agitar buena parte del día.

Dispusimos bastantes sombrillas, que alquilamos a unos proveedores de la zona, ya que el restaurante no disponía de más sombra, para que todos los invitados pasaran el mínimo calor posible..

La mesa en la que les caso el juez de paz de Navarrete fue decorada a todo detalle, con objetos llenos de historias, simbolismo y significado para ellos. No pudimos disfrutar más decorandola.

(aquí arriba me pilláis poniendo los identificadores en los asientos y abajo con Ana de Nardos es que no tenia fotos mejores de la mesa por delante.. espero mis fotos como agua de mayo)

Los novios por su parte tenían su propio cenador, todo alrededor decorado con hiedra y paniculata que ese día Ana de Nardos Floristas nos ayudo mucho muchísimo a dejar todo precioso. Otro de nuestros proveedores riojanos que siempre nos ayuda a dejar todo perfecto.

El novio espero paciente unos minutos saludando a todo el mundo junto a sus padres, antes de que por el arco de flores hiciera su entrada triunfal la novia de brazo del padre y tras ellos su madre y su tío. Los seis se saludaron y besaron, un momento precioso antes de dar comienzo a la ceremonia.

Sonaba la música, una de nuestras bandas sonoras preferidas, «La vida es bella» mientras ellos cogían asiento.

Un tal James C. Dobson dijo una vez que no hay que casarse con la persona con la que creas que puedes vivir, sino con aquella sin la cual no puedas vivir y no puedo estar más de acuerdo, M&E tienen una historia de amor preciosa, sin dramas… simplemente amor, del verdadero.

En la ceremonia familia y amigos les dedicaron unas palabras y pocos fueron los que consiguieron contener las lagrimas, yo que apenas podía escuchar a ratos… no pude contenerme. A la hora de los votos se dedicaron las mejores palabras.

Y por fin llego el beso.

Solo se escuchaban aplausos… ¡Empezaba la fiesta!

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.